Manuel & Elena

Publicado por Tveo Media
Fotografía y reportaje de la boda de Manuel y Elena, realizado por David Ortiz Fotógrafo en Salamanca

La boda que aquí os enseño es una boda peculiar, especial o particular, cada cual la defina como prefiera.

Manu y Elena. Él Vigués, ella de Pamplona, se conocen en Madrid y se casan en Salamanca. Toda una trama de kilómetros, encuentros, emociones, sentimiento y amor por encima de todas las cosas. Son una de esas parejas que encajan de tal forma que parece que no hay otra opción posible, de las que pese a las dificultades y distancias sin duda está hecha a medida. Y llega ese momento en el que deciden dar un paso más, comprometerse para siempre y ese día no puede ser uno más, tiene que recoger todo lo vivido durante los meses de noviazgo. Cuando una pareja con una historia como esta quiere que sea su fotógrafo de bodas, crea cierto nerviosismo, las expectativas son muy altas, pero comienza el trabajo previo y todo fluye, la ilusión creciente de ellos y la tuya por realizar el reportaje se unen y salen trabajos como este.

La toma de fotografías comienza en el hotel donde ambos se hospedan. Primero retrato al novio, que trasmite tranquilidad, se le ve disfrutando del momento, sereno. Después paso a la habitación de la novia, donde los nervios son inevitables, ellas generalmente se sienten más intranquilas, es una sensación que me gusta captar, esa emoción contenida que recordarán años después al ver las fotos.

Tras los primeros disparos y con el frío helador de la fecha, el 8 de diciembre, día clave para ellos por diferentes motivos, pasamos a la celebración de la boda que se llevó a cabo en la Parroquia del Milagro de San Jose. Allí se vivió una ceremonia llena de contenido, en la que nada quedaba al azar y todo guardaba su sentido. Cuando la boda se viven de una forma tan intensa, facilitan el poder capturar la esencia de los momentos, ya que pasas más inadvertido para la pareja y el resto de las personas, que se encuentran centrados en el momento. Como fotógrafo de bodas, esta es una de las cosas que busco, mimetizarme con el ambiente para realizar mi trabajo de forma eficaz y agradable para todos.

Tras esto, una parada en el colegio del que él es profesor en Vigo, pero que tiene su origen aquí y un breve paseo por el centro para obtener algunas imágenes. La duración de los momentos para realizar la parte del reportaje de la boda en la que se encuentran solos la acuerdo con los novios, en los encuentros previos que mantenemos. Nos ponemos de acuerdo entre lo que ellos quieren y yo les aconsejo, para que ese día, el momento no resulte pesado. Como os digo, no es eso lo que busco con mi trabajo de boda. No quiero cientos de fotos, paseos largos, posados….quiero que las fotos trasmitan lo que ese día fue, con una calidad lo suficientemente buena como para que no caduquen con los años, si no todo lo contrario, que pasado el tiempo merezca más la pena verlas por que sean capaces de trasladarnos a ese día, de forma visual y emocional. Por ello la importancia de la comunicación previa, de que sea un trabajo conjunto.

Para finalizar nos dirigimos al Hotel Fonseca, el que había sido punto de partida de la boda,  para cerrar el círculo y disfrutar de un banquete unido a la fiesta ya que estuvo lleno de diversión, detalles, música , bailes y momentos sin duda inolvidables para la pareja y los asistentes.

Gracias por dejarme formar parte de un momento tan especial y contar conmigo para ser vuestro fotógrafo de bodas.